Buscar:

Búsqueda por persona mencionada:
Coloque el apellido con la inicial en mayúscula y, de corresponder, el acento.

 

 

Historias de Rojas

1953

EL MONUMENTO A SAN MARTIN

Por Jorge Alessandro
joralessandro@yahoo.com.ar

(Haciendo clic en las palabras subrayadas se obtiene mayor información)

En la actualidad nadie en Rojas se asombra por la presencia del monumento al Gral. José de San Martín instalado en la plaza que lleva su nombre. Hoy ya ha pasado a formar parte del conjunto estético del bello paseo central.

Pero hasta los primeros años de la década del 50 la situación era muy distinta y hacía casi veinte años que la población aspiraba a levantar allí un monumento. Numerosas habían sido las colectas que se habían llevado a cabo con esa finalidad y otras tantas las gestiones institucionales realizadas con el mismo objetivo.

Sin embargo, merced al firme propósito del gobierno municipal y al impulso de la Comisión ad hoc que presidía el Intendente Julio Darío Alessandro, durante el año 1953 el anhelo tantas veces postergado pudo finalmente concretarse.

Ello le dio al episodio de inauguración el carácter de acontecimiento del año, tal como lo definió la prensa de la ciudad. El día elegido, fue el 4 de Octubre en coincidencia con las fiestas patronales.

En realidad la celebración había comenzado un tiempo antes, cuando la población supo que la empresa capitalina encargada del proyecto había concluido la construcción de la estatua realizada en bronce. A partir de allí, numerosos actos artístico-culturales precedieron su entronización.

El día en que la pieza escultórica debía llegar a Rojas, la inquietud fue ganando a la población, debido al retraso que sufrió por a la imposibilidad de paso por el viejo puente de hierro de la ruta 188, lo que obligó a su desvío por caminos zonales, hasta que pudo pasar finalmente por el puente Hardoy. Ahora bien, cuando la noticia de la llegada corrió entre los rojenses, alertados por las bombas de estruendo lanzadas desde el edificio del diario de la familia Rodriguez, fue incesante el peregrinar de vecinos que entusiasmados llegaron hasta el paseo céntrico.

La inauguración fue para el Semanario Chispa:“...intima y concretamente la fiesta de Rojas...” en tanto que para La Voz de Rojas, constituyó “... una fiesta popular memorable...”.

La presencia del Gobernador Aloé junto a altos funcionarios provinciales, el desfile de los Granaderos a Caballo y de agrupaciones escolares primarias y secundarias mas la actuación de la banda militar y de una embajada artística de la Dirección Nacional de Cultura, dieron al acto, que fue trasmitido por LS 11, Radio Provincia, un brillo muy particular, que para nada opacó la lluvia que había caído un rato antes.

Cuando el Gobernador y el Intendente se acercaron al monumento“...un impresionante silencio reinó de un extremo a otro del amplio lugar. La blanca tela fue dejando al descubierto lentamente primero la efigie del Libertador y luego el total de la estatua mientras los vibrantes sones de los metales de la banda hendían el aire y estallaban las baterías que como cañonazo estremecieron el espacio cruzado por el vuelo de las palomas del campanario de la Iglesia, también unido con el alegre sonar de sus bronces...” reseñó La Voz de Rojas en su crónica de aquel día.

De todos modos, el entorno más relevante lo dio la presencia popular expresada por millares de vecinos que se dieron cita para asistir a la inauguración de aquella pieza que plasmaba la figura del general San Martín, montado sobre su caballo.

Los festejos, demostrativos del entusiasmo de la población, continuaron los días siguientes con las actuaciones del elenco del TAFS (1), los conciertos ofrecidos por la Agrupación Musical Rojense, exposiciones de pinturas de la Escuela de Bellas Artes del Ateneo y artistas locales.

En el archivo personal de Alessandro, conservado actualmente en la Biblioteca Nacional, se destaca una simpática carta, escrita para aquella ocasión por un vecino que prefirió guardar su nombre en el anonimato, que de algún modo, expresa el sentir popular en Rojas en esos días. Dice lo siguiente: “Amigazo Intendente. Disculpame que te tutee pero hay sinceridades que mejor se expresan de esa forma .El 4 de octubre te anotaste un porotazo fenómeno, un gol de media cancha...creo que todos los habitantes de Rojas están de acuerdo conmigo, el que opine lo contrario... es de aquellos que siempre andan de contramano en la vida. ..Si hablamos del monumento...es grandioso, algo que quedará eternamente ...y que venerará con profunda devoción y respeto nuestra generación futura y quedará grabado tu nombre en la historia de Rojas como gestor y ejecutor de esta obra de argentinidad. Antes nos conocían por las carreras automovilísticas, ahora nos conocerán por algo digno de figurar en el historial de esta ciudad...No hay que hacerle, te has ganado mi admiración y respeto y la de todos los que se consideran dignos hijos de Rojas. Te apuntaste un poroto amigo Alessandro. Te saluda, Juan Pueblito”.

Lo cierto es que a partir de ese día, quienes cruzan por el centro de la plaza, al elevar su mirada pueden ver desde el bronce al general San Martín, con su mano alzada señalando hacia adelante. Algunos podrán imaginarlo indicando a sus soldados un nuevo lugar a vencer en pos de la independencia americana. Otros quizá recordarlo cuando en Julio de 1819, al iniciar el cruce de los Andes, proclamó: “Compañeros del Ejército de los Andes: Ya no queda duda de que una fuerte expedición española viene a atacarnos: sin duda alguna los gallegos creen que ya estamos cansados de pelear y que nuestros sables y bayonetas ya no cortan ni ensartan. Vamos a engañarlos. La guerra se la tenemos que hacer como podamos: si no tenemos dinero; carne y tabaco no nos tiene que faltar. Cuando se acaben los vestuarios, nos vestiremos con la bayetilla que nos tejan nuestras mujeres y si no andaremos en pelota como nuestros paisanos los indios, seamos libres y lo demás no importa. Compañeros, juremos no dejar las armas de la mano hasta ver el país enteramente libre, o morir con ellas como hombres de coraje.”

Jorge Alessandro
Julio de 2012

 

(1) Ese año, el empeñoso grupo de jóvenes nucleado en torno del Teatro Aficionado Florencio Sanchez, (creado el 10 de febrero de 1950), dirigido por Norberto Manzano resultó ganador del Tercer Certamen Nacional de Teatro No Profesional ,con la interpretación de la comedia “Así es la Vida”. Ello les valió ser seleccionados para representar a la Provincia de Buenos Aires en la final, que se llevó a cabo en la Capital Federal. Gran cantidad de ex rojenses residentes en Buenos Aires se dieron cita allí, hasta donde también se trasladó para acompañar a la comitiva el Intendente Alessandro.

Permitida la reproducción total o parcial del material aquí publicado, citando la fuente.
Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de los autores.
© CiudadRojas, enero de 2010.