Buscar:

Búsqueda por persona mencionada:
Coloque el apellido con la inicial en mayúscula y, de corresponder, el acento.

 

 

Historias de Rojas

En la oscuridad del salón, la imagen proyectada del cowboy Tom Mix galopaba con su brioso corcel, mientras la señorita Garasino hacía brotar del piano algo que sugería el ruido, el ritmo y el esfuerzo del galope. En 1925 Rojas había entrado a la era del cine (mudo y en blanco y negro) que asombraba a los espectadores tanto o más que las películas tridimensionales de hoy. Si aparecía en la pantalla un automóvil, se hacía sonar una corneta, si avanzaba un coche de caballos se agitaban rítmicamente unos cascabeles y si era una escena romántica, la pianista se lucía con un valsecito para darle “fondo musical”. Cine mudo pero no silencioso, que vivió y disfrutó nuestra querida Maruja Olivencia y que ahora lo evoca con esa calidad que la caracteriza. (Ariel Labrada).

1925

COMO PASAN LOS AÑOS ...

Por Maruja Olivencia
Marujitaolivencia@yahoo.com.ar

(Haciendo clic en las palabras subrayadas se obtiene mayor información)

 

Hoy, buscando afanosamente una carta entre mis papeles, encontré un viejo y sencillo programa de cine. Sus letras amarillentas y una apenas reconocible foto de Tom Mix hicieron surgir en mi memoria aquel viejo cine La Perla, al que me llevaba, a los seis años, y con su santa paciencia mi hermano Cornelio. ¡Qué recuerdo tan bonito! Lentamente aparecieron los detalles. Estaba ubicado en la calle Alem esquina 25 de Mayo, frente al Banco Nación. Corría el año 1925... Recuerdo que en el salón de abajo había butacas, y en el piso de arriba, una hilera de precarios palcos que se usaban en caso de que alguna conocida figura del teatro o la música visitara la ciudad. Entonces el viejo cine se transformaba en teatro.

Detrás de la última fila había un espacio grande que daba a la avenida de Mayo y que ostentaba pequeñas banderolas móviles que dejaban pasar el aire y la luz. Justamente en ese espacio, atiborrado de carteles de propagandas, rollos de papel y sillas destartaladas, correteaban mis cinco años, curioseando todo. Lon Chaney, Clara Box, Vilma Banky, Douglas Fairbanks, Charles Chaplin, Buster Keaton y tantos, tantos más....

Luchando con unas traicioneras lágrimas, me quedé largo rato mirando ese viejo programa de letras amarillas...

Maruja Olivencia
Rojas, abril de 2012.

Permitida la reproducción total o parcial del material aquí publicado, citando la fuente.
Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de los autores.
© CiudadRojas, enero de 2010.