Buscar:

Búsqueda por persona mencionada:
Coloque el apellido con la inicial en mayúscula y, de corresponder, el acento.

 

 

Historias de Rojas

Una carrera automovilística que se repitió en once oportunidades, recorría el partido de Rojas (en su mayor parte por precarios caminos de tierra) convocando a una multitud de entusiastas espectadores que disfrutaban emocionados en medio de la polvareda que levantaban los coches.

1949 - 1966

La Vuelta de Rojas

Escribe: Norberto Rubén Degirolamo
norbertoderojas@yahoo.com.ar

(Haciendo clic en las palabras subrayadas se obtiene mayor información)

Para los que vivieron aquella época, son un recuerdo imborrable las competencias automovilísticas que se realizaron recorriendo unos seiscientos kilómetros de caminos dentro del partido de Rojas, la gran mayoría en precarias rutas de tierra, en medio de gran polvareda.
Mario J. Almeno, que participó intensamente en la organización de esos eventos, los recuerda de esta manera: “En las competencias del Automóvil Club Rojas, solamente se cobró entrada en las de Fuerza Limitada, carreras de circuito cerrado de tierra compactada. En cuanto a las de Turismo Carretera, en ninguna se cobró entrada. El público tenía libre acceso y se agrupaba a lo largo del circuito en las banquinas o campos linderos, formando numerosos y entusiastas grupos.
El apoyo económico lo recibía el club de firmas comerciales e industriales que contribuían con una suma determinada de dinero y como retribución la competencia llevaba el nombre del donante. También había quien contribuía con el apoyo a tramos parciales y asimismo se recibía el apoyo de los aficionados, tanto de Rojas como de los pueblos donde pasaba la carrera, aportes estos en efectivo o trofeos.
Digno de hermoso recuerdo fueron las reuniones que se desarrollaban los sábados por la noche, víspera de carrera. Allí se agasajaba con una cena a los corredores participantes, invitados especiales y periodistas de diarios y radios de la Capital Federal e interior del país que llegaban a nuestra ciudad para informar sobre las alternativas y desarrollo del evento a realizarse.
El domingo por la noche, día de la competencia, se realizaba en la tradicional sala del Teatro Italia el gran baile de gala en honor del ganador y clasificados por reglamentos, entregándose los premios en efectivo y trofeos correspondientes. Esta reunión contaba con el apoyo de un público que colmaba la sala para ver y aplaudir a sus ídolos, Eusebio Marcilla, Oscar y Juan Galvez, Marcos Ciani, Daimo Bojanich, Alzaga, Los Hnos Emiliozzi, Pairetti, Bordeu, el "Vasco" Estribou y muchos más que prestigiaron nuestras carreras. Como antes lo habían hecho figuras como Benedicto Campos, ídolo indiscutido de la fuerza limitada, Pian, Froilán González, luego subcampeón mundial de Fórmula 1. También la presencia de periodistas importantes dándole difusión oral y escrita a nuestras carreras, de la talla de Luis Elías Sojit, Pedro Fiori, Alberto Salatto, Andrés Rouco, Isidro González Longhi, Ricardo Lorenzo (Borocotó), Federico Kirbus. Los diarios locales, "La Voz de Rojas", "Chispa" y "Publicidad Rojas" y muchos más que sería largo enumerar.
Todas las competencias eran controladas por la Comisión Deportiva Automovilística, dependiente del Automóvil Club Argentino y también con la colaboración de la Asociación Argentina de Volantes.
Todo esto deja un saldo positivo, un recuerdo hermoso en cuanto a organización deportiva. Seriedad y cumplimiento correcto de las competencias programadas y realizadas, haciendo que el Automóvil Club Rojas sea recordado por quienes nos hicieron el honor de competir, controlar, informar y aficionados que de los más diversos lugares del país se llegaron a nuestra ciudad, guarden un afectuoso y sincero recuerdo del pueblo de Rojas y a los miembros del A.C. Rojas, que a través de las distintas etapas  de su programación deportiva tuvieron el honor de integrar su comisión directiva”.

El Automóvil Club Rojas

Fue fundado el 26 de Septiembre de 1941 y el 13 de Enero de 1942 se cursó nota al Automóvil Club Argentino comunicando su creación y dando a conocer su finalidad deportiva: "Propender a la difusión del deporte automovilístico, organizando carreras, solicitando además la afiliación a la Comisión Deportiva Automovilística que fue acordada recién en el año 1947, pues con motivo de la Segunda Guerra Mundial que azotaba a Europa, las carreras de autos estaban suspendidas en la Argentina. Motivo: la escasez de combustibles.
La primera actividad deportiva fue la realización de una carrera de regularidad desde la Estancia "Miraflores" a Rojas y viceversa.
El Automovil Club Rojas realizó seis (6) carreras de Fuerza Limitada y once (11) carreras de Turismo Carretera a nivel nacional y fiscalizadas por la Comisión Deportiva Automovilística.
 
TURISMO CARRETERA
 
PRIMERA VUELTA DE ROJAS (2 DE OCTUBRE 1949)
La primera competencia fue ganada por Eusebio Marcilla (Junín), 2do resultó Daniel Musso, 3ro: Ricardo Harriague, 4to: Alberto Fava y 5to: Daimo Bojanich.
 
SEGUNDA VUELTA DE ROJAS (1 DE OCTUBRE 1950)
1ro: Jorge Descotte. 2do: Marcos Ciani. 3ro: Juan Eduardo Gruat. 4to: Miguel Carioli y 5to: Adolfo F. Montes.
 
TERCERA VUELTA DE ROJAS (30 DE SEPTIEMBRE 1951)
Primero: JUAN GALVEZ. 2do: Marcos Ciani. 3ro: Juan Marchini. 4to: Ruben T. Carelli. 5to: Félix A. Peduzzi. En esta carrera se clasificó undécimo “El Vasco” Ramón Estribou - corredor local -
 
CUARTA VUELTA DE ROJAS (30 DE AGOSTO 1953)
Primero: JUAN GALVEZ. 2do: Alberto Logulo. 3ro: Daimo Bojanich. 4to: Pablo Fachini y 5to: Daniel Musso.
Esta carrera fue un éxito resonante. Segunda victoria consecutiva de Juan Gálvez. Lamentablemente abandonó “El Vasco" Ramón Estribou que venía de obtener un séptimo puesto en una prueba realizada en Chacabuco (para no ganadores).
También en este año los simpatizantes tuercas de Rojas sufrieron la desaparición física de Eusebio Marcilla ("El Caballero del Camino"), que había ganado la Primera Vuelta de Rojas, el juninense querido por todo el ambiente, se mató en una carrera en Santa Fé.
 
QUINTA VUELTA DE ROJAS (14 DE NOVIEMBRE 1954)
Primero: JUAN GALVEZ. 2do: Oscar Galvez. 3ro: Jorge Rodrigo Daly. 4to: Juan Garavaglia y 5to: Néstor Marincovich.
 
SEXTA VUELTA DE ROJAS (26 DE JUNIO 1960)
Primero: JUAN GALVEZ. 2do: Jorge Faravollini. 3ro: Dante Emiliozzi. 4to: Rodolfo de Alzaga. 5to: Marcos Ciani.

1960: JUANCITO ESTÁ ENTRE NOSOTROS
El múltiple campeón de automovilismo JUAN GALVEZ se instaló en Rojas como empresario al frente de la Agencia Ford de nuestra Ciudad. Unos dias después de la fiesta inaugural, ganó de punta a punta en una actuación impresionante, la Sexta Vuelta de Rojas, prueba que -como siempre- fue un extraordinario acontecimiento popular, pero esta vez su enorme masa de admiradores se emocionó aún más. Juancito uno de los verdaderamente grandes del deporte argentino , había empezado a ser un poco "nuestro": Sobre las puertas del impecable Ford Azul (tan sobrio y prolijo como su piloto), lucía la leyenda "Ciudad de Rojas",  una distinción enorme tratándose de Juan. Que otra Ciudad podía ufanarse de un representante semejante?, es cierto que Juancito quiso vendernos autos, pero la verdad es que también nos compró a todos. El año de su radicación comercial en Rojas fue uno de los más exitosos de su campaña, ganó casi todas las carreras y la corona de campeón por novena vez. Pero paradójicamente, también fue el comienzo del fin de su estrellato incomparable. En el Gran Premio, última prueba de la temporada, abandonando normas de su férrea y científica autodisciplina, sufrió un accidente muy serio. Estuvo mucho tiempo inactivo, reponiéndose un año después volvió a la lucha, una lucha diferente, con escasos laureles y un epílogo trágico. (Texto de la Voz de Rojas)
 
SÉPTIMA VUELTA DE ROJAS (27 DE AGOSTO 1961)
Primero: Oscar Cabalén. 2do: Rafael Baldrés. 3ro: Juan R. Machado. 4to: Raimundo Caparros. 5to: Carmelo Galbatto. 6to: Dante Emiliozzi. En esta carrera debuta y se clasifica en el noveno lugar el corredor local Ramón Salez. (Rayito).
 
OCTAVA VUELTA DE ROJAS (21 DE OCTUBRE 1962)
Primero: Dante Emiliozzi. 2do: Dante Trotta. 3ro: Oscar Alfredo Gálvez. 4to: Eduardo Casa. 5to: Crispulo Villanueva.
 
NOVENA VUELTA DE ROJAS (26 DE JULIO 1964)
Primero: Juan Manuel Bordeu. 2do: Dante Emiliozzi. 3ro: Rodolfo Alzaga. 4to: Carlos A. Pairetti. 5to: Roberto Pettinari. 6to: Jorge Cupeiro. En esta carrera termina por primera vez el "Chevytú", a cargo de Jorge Cupeiro, propiedad de José Froilan González, automóvil que fue revolucionario para la época y marcó el comienzo de los actuales coches del TC. También en esta carrera un rojense fue como acompañante de Rolo Álzaga, se trata de Teodoro Vega.
 
DÉCIMA VUELTA DE ROJAS (22 DE AGOSTO 1965)
Primero: Ángel Tomás Rienzi. 2do: Norberto Polinori. 3ro: Raúl Cottet (ex. acompañante de Juan Gálvez), 4to: Oscar Cordonier. 5to: Ernesto Scally. En esta carrera debuta el corredor local Norberto Aloé (Chano), que obtiene el octavo puesto.
 
UNDÉCIMA VUELTA DE ROJAS (21 DE AGOSTO 1966)
Primero: Carlos Alberto Pairetti. 2do: Eduardo Casa. 3ro: Vicente Galluzzo. 4to: Mario Tarducci. 5to: Angel T. Rienzi.
 
De los dirigentes que prácticamente cubrieron todo el período deportivo del Automóvil Club Rojas, debemos destacar a los Sres. José González Falcón, Osmar Vivero, Pascual Platel, Los Hnos. Del Pópolo, Ivanhoe D`Agostino, Teolindo Castro, Doroteo Gómez, Mario Almeno, Luis Morando, Osvaldo Boggia, Esteban Balín, Venancio Amichetti, Olmar Peretti.
Además el Automóvil Club Rojas fue distinguido por la Comisión Deportiva Automovilística al integrar dos de sus miembros cargos directivos en la entidad rectora del automovilismo nacional: los Sres. Juan C. Liandro y Mario José Almeno, actuando como comisarios deportivos en diversas carreras de TC.
Finalizada la última carrera de TC, el 21 de Agosto de 1966 (Undécima Vuelta de Rojas), el A.C.R. resuelve en acuerdo de su comisión directiva, suspender este tipo de actividades en ruta abierta, pues estimaba que esta actividad deportiva ya no reunía las condiciones mínimas de seguridad, provocada por la excesiva velocidad alcanzada por los autos de competición y la enorme cantidad de público que asistía a las carreras; sin poder contar con un control de seguridad que permitiera evitar posibles accidentes.

La intensa actividad que había desarrollado aquel club, llamó la atención de los aficionados de otras localidades. Así, en 1949, cuando organizó una carrera de pista y “La Doble Vuelta de Rojas” en el mismo año, se dijo en “Chispa”: “A muchos forasteros resulta casi incomprensible cómo una población tan chica como Rojas puede desplegar tanta actividad automovilística”.

Norberto Rubén Degirolamo
Marzo de 2011

Permitida la reproducción total o parcial del material aquí publicado, citando la fuente.
Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de los autores.
© CiudadRojas, enero de 2010.