Buscar:

Búsqueda por persona mencionada:
Coloque el apellido con la inicial en mayúscula y, de corresponder, el acento.

 

 

Historias de Rojas

En 2001 solo el 8% de la población de Rojas vivía en el campo. La tecnificación de la agricultura, con su mayor rendimiento y en especial el cultivo de la soja, fue desplazando a la ganadería hacia áreas marginales. Apareció la figura del contratista rural que utiliza nuevas maquinarias con gran capacidad de trabajo. En un decenio se duplicó la producción de granos. La Argentina es primer exportador mundial de aceite y harina de soja.

1960 - 2001

EL DESARROLLO AGRICOLA DE 1960 A 2001

Escribe: Jorge E. Marziali

(Haciendo clic en las palabras subrayadas se obtiene mayor información)

En 1960: La población según el Censo Nacional es de 21.041 habitantes.

Un nuevo fraccionamiento de tierras: Entre 1964 y 1971 alrededor de 5.000 has. dentro del Partido de Rojas se fraccionan.

La sucesión de Carlos del Solar Dorrego mediante operaciones financiadas por el Banco de la Nación distribuye 2.000 has de El Retamo entre 43 ex-arrendatarios.

En 1965 en La Soledad el Sr. Luis Orlowsky cede sin cargo pequeñas superficies a 11 ex-arrendatarios y finalmente en 1971 en Santa Elena se subastan públicamente por orden de sus dueños 2800 has. en parcelas de distintas dimensiones.

En 1970: El Censo informa 20.651 habitantes. (El 62 % se ubica en el casco urbano y barrios y el 32% en la zona rural).

1974: A instancias del Ing. Agr. Juan R.Gear se forma en Rojas el primer grupo CREA. Consigue nuclear en sus inicios alrededor de 30 productores de la zona que ocupaban una superficie muy importante dentro del partido.

Se realizan importantes ensayos de nuevos maíces híbridos, se produce la aparición de los trigos “mejicanos” con un potencial de rendimiento que permitían pensar en fertilizar y obtener rendimientos desconocidos hasta ese momento.

Se hacen ensayos de control de pulgón en verdeos y trigo, aplicando productos sistémicos directamente en la semilla y protegiendo a la planta desde su nacimiento.

Aparecen nuevos herbicidas que permiten mejorar la limpieza de los lotes, eliminando competencia de malezas y aumentando los rendimientos.

Se crean en esta década distintos servicios agronómicos particulares y servicios de fumigación terrestre y aérea poniendo así a disposición del productor la tecnología más novedosa.

Se realizan los primeros ensayos de riego y comienza a intensificarse su uso sobre todo en lotes destinados a la producción de semillas.

También la Provincia de Buenos Aires crea un Servicio de Extensión, dependiente del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Pcia. que fue tan efectivo como los antes descriptos y que estuvieron a cargo de los Ings. Agrs. Abel Miguel y luego Héctor Albera.

1975/76 LAS Lluvias e Inundaciones: A fines de diciembre de 1975 se producen importantes lluvias dando comienzo a un ciclo húmedo con registros altos para la habitualidad de la zona .Se producen importantes inundaciones sobre todo en la zona de el paraje La Pampa, que se extienden también a Los Indios, San Basilio, La Libertad y Rafael Obligado. La persistencia de lluvias y la falta de una adecuada salida de las aguas a través de algunos canales existentes, pero faltos de mantenimiento y no dimensionados para esos volúmenes de agua, hacen que aún en el verano de 1978, es decir más de dos años después la zona siga inundada perdiéndose cosechas y praderas en miles de has., los caminos prácticamente inexistentes, en muchos casos solo se transitaba en sulky y muchas veces recurriendo a la buena voluntad de vecinos que dejaran pasar a través de sus campos. Se vieron campos con el agua hasta más de la mitad del alambrado. Algunas familias debieron abandonar sus propiedades y radicarse en la ciudad.

En 1980: Se Censan en Rojas 21.512 habitantes.
La superficie del Partido es de 205.000 has o 2.050 km2.

1990 a 2001:

En 1991: El Censo en rojas informa 22.811 habitantes.

En 2001: Hay en el Partido de Rojas 22.482 habitantes.(83% en la Zona urbana de Rojas, 4,84 % en Carabelas, 4,09% en Rafael Obligado, 0,21% en Villa M.Pomar (Alfonzo) , 0,39% en Los Indios, 0,28 % en La Beba , 0,14% en Villa Parque CECIR, 0,14% en Roberto Cano, 8 % distribuidos en la zona Rural del Partido).

Estos datos sirven para ilustrar el éxodo de la zona rural a los centros poblados.

A consecuencia del auge de la agricultura se empieza a producir el desplazamiento de la ganadería a áreas marginales para los cultivos.

Hay un estancamiento de la ganadería, de por sí el productor ganadero es más reacio a los cambios y a la incorporación de nuevas tecnologías.

La comercialización de sus productos asistía a formas poco eficientes y costosas. A su vez las políticas aplicadas desde el Estado trataban de favorecer el consumo a bajo precio, pero a costa de los márgenes del productor ganadero.

Esto inexorablemente condujo a una competencia por el área ocupada y la agricultura fue desplazando a la ganadería hacia áreas más marginales.

El cambio en la políticas macroeconómicas y sectoriales instrumentado durante los años noventa contribuyó a que la producción de granos registrara un notable aumento (prácticamente se duplicó en un decenio), con tasas de crecimiento superiores a las correspondientes al resto de los países exportadores de dichos bienes. Si bien los desarrollos tecnológicos involucran siempre un conjunto de medidas que interactúan entre sí, puede afirmarse que la incorporación masiva de la soja RR, el glifosato, la siembra directa y la fertilización han sido hitos fundamentales para lograr los aumentos de producción en años recientes.

Rojas no escapó a este proceso, sino todo lo contrario. Por encontrarse enclavado en el corazón del área agrícola, lo expuesto se fue haciendo más notable a tal punto que cada vez se hizo más difícil encontrar un productor ganadero, salvo en aquellos suelos con serias limitantes para la agricultura.

A su vez se producen cambios importantes en la estructura de trabajo del medio rural. Aparece la figura del Contratista Rural pero no bajo la forma tradicional en que salía a hacer trabajos para terceros, sino que busca arrendar campos para trabajar a porcentaje o mediante el pago de un alquiler fijo. La nueva maquinaria con gran capacidad de trabajo, necesita también superficies importantes para poder amortizarlas.

El propietario de extensiones chicas o medianas, sabe que le es difícil acceder a esta nueva escala que se plantea y a la vez se ve tentado por los alquileres que se pagan y opta por irse a vivir a la ciudad y entregar el campo en alquiler o arrendamiento.

También los “semilleros” y los “poolls de siembra” (formado por inversionistas a veces ajenos al sector) también compiten por conseguir buenas tierras para producir.

Este crecimiento de la oferta de granos y sus derivados tuvo un gran impacto en la economía y en las exportaciones argentinas desde 1990 en adelante.

No surgió por generación espontánea; fue el resultado de diversas decisiones estratégicas tomadas a principios de los años noventa.
Entre ellas merecen destacarse:

  • la creación por parte del gobierno argentino de un marco propicio para el desarrollo de la Biotecnología Agrícola, como uno de los instrumentos clave para aumentar la competitividad de la agricultura.
  • la adecuación de la estructura institucional pública y privada con dicho propósito;
  • las reformas en las políticas agrícolas, comerciales y macroeconómicas instrumentadas, que crearon un ambiente favorable para la inversión y la incorporación de este tipo de innovaciones, que permitieron reducir los costos unitarios de producción.

La soja, que hoy es el cultivo más importante de la Argentina, no siempre fue reconocida en la historia de la agricultura del país. Antes de la década del setenta fue muy poco conocida.

Tuvo un impulsor de su cultivo que fue el Ing. Agrasar (luego Presidente de Dekalb Argentina) quien entre 1957 y 1962 trata de promocionar su cultivo a través de una compañía que se llamó AGROSOJA. En esa etapa no pasó de lotes de reducidas dimensiones, ya que se carecía de la experimentación necesaria, de variedades adecuadas y de canales de comercialización debiendo competir además con el cultivo del maíz que era el cultivo de verano dominante en nuestra zona.

Es en 1974 que el INTA comienza la difusión de variedades e inoculantes adecuados y la siembra de soja fue creciendo paulatinamente hasta que en 1998 se produce una franca expansión que sigue creciendo aún en nuestros días.

Hubieron dos hechos muy significativos para que ello ocurriera. En los 90 la introducción de la siembra directa (aplicación del grano sobre el suelo sin necesidad de removerlo) junto con la aparición en el mercado de la soja transgénica RR (1996), permitieron formar un paquete tecnológico que bajó significativamente los costos de producción. La soja pasó a ser un cultivo "barato". Después fueron mejorando los precios internacionales -mayor demanda de harina proteica para alimento y un complejo aceitero que creció en el país y en el mundo- hicieron que el mundo comenzara a mirar con mejores ojos a esta oleaginosa y nuestro país no dejó escapar la oportunidad.

Más del 95% se exporta en forma de porotos, harinas proteicas y aceites.

Se suma a ello la competitividad que logró la agricultura argentina; los avances del productor argentino, junto con el paquete tecnológico que fue mejorando campaña tras campaña, hicieron que la Argentina pasara ser uno de los países más competitivos del mundo en relación a su agricultura.

A la soja la ayudó más el hecho de ser un cultivo económico, ampliamente demandado en el mundo y con precios altamente rentables.

La buena capacidad de adaptación a distintos climas y lugares y la aparición de variedades para cada ambiente han hecho que en el país se siembre desde el norte prácticamente hasta Bahía Blanca y hoy la Argentina es en la actualidad el primer exportador mundial de aceite y de harina de soja. Nuestro país, junto con Brasil, constituye el núcleo sojero más importante del mundo.

El germoplasma y las tecnologías empleadas en la agricultura moderna incrementan día a día los rendimientos de los cultivos y con ello la tasa de extracción de nutrientes del suelo. Ello implica la necesidad de una reposición por medio de la fertilización a los efectos de que los rendimientos se puedan sostener o incrementar.

Por otra parte el doble cultivo trigo–soja también ayuda a que los suelos se desmerezcan si no son debidamente tratados. Por eso la fertilización adecuada y la rotación con cultivos mejoradores de la estructura del suelo como es el maíz pueden lograr la sustentabilidad de la agricultura moderna.

Hasta aquí he tratado de relatar algo de la historia de la agricultura de Rojas y su evolución, naturalmente enlazada con lo que sucedía en el resto de Argentina.

He dejado de lado relatos locales demasiado detallistas para respetar lo ya publicado en distintas oportunidades por Antonio Comerci y por Irma Oger.

Hay infinidad de relatos cortos e historias que pintan épocas como la juntada de maíz, las peleas en los boliches de campo, los acarreos de las mercaderías, los repartidores en jardineras o breaks, el combate de plagas como la langosta ,etc. pero pueden ser motivo de otros escritos.

Jorge E. Marziali
Abril de 2010

Permitida la reproducción total o parcial del material aquí publicado, citando la fuente.
Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de los autores.
© CiudadRojas, enero de 2010.