Buscar:

Búsqueda por persona mencionada:
Coloque el apellido con la inicial en mayúscula y, de corresponder, el acento.

 

 

Historias de Rojas

El Comité “Leandro Alem” de Rojas, cuyo origen se remonta a los del partido mismo, lleva escrita una larga vida, con muchos años en el gobierno municipal, y el aporte al país desde diputados, senadores, ministros del gobierno provincial, hasta convencionales y congresales. La UCR de Rojas acompañó al partido en cada proclama, en cada lucha, en cada elección. El Comité adquiere relevancia histórica porque en él apareció por primera vez la palabra “radical” en un documento oficial partidario cuando se la usó para definir el nombre del mismo cuando se lo denomina “Comité Cívico Radical Leandro Alem” y, por otra, fue el primero en constituirse en la provincia de Buenos Aires.

1890 - 1943

La Unión Cívica Radical, 1890 - 1943

Escribe: LEÓNIDAS CERUTI
ceruti_leonidas @hotmail.com

(Haciendo clic en las palabras subrayadas se obtiene mayor información)

LA SITUACIÓN NACIONAL
CRISIS, CORRUPCIÓN Y DESCONTENTO POPULAR. Desde 1880, la economía argentina se había desarrollado vertiginosamente, pero la crisis del 90 sacudió a toda la sociedad. La dilapidación de los fondos públicos y privilegios económicos iban paralelos en un sistema político de corrupción, fraude y privilegios.
LA CARTA DE FRANCISCO BARROETAVEÑA “TU QUOQUE JUVENTUD”. La juventud asumió un activo papel en contra del régimen. El 20 de agosto de 1889 Francisco Barroetaveña publicó una nota de opinión en La Nación “Tu quoque, juventud” (En tropel al éxito), que tuvo una gran repercusión.
EN EL MITIN DEL JARDÍN FLORIDA. SURGE LA UNIÓN CÍVICA DE LA JUVENTUD. Luego llegó la concentración de la oposición, conocida como el “meeting” del Jardín Florida, que reunió una multitud. Tras el acto y la manifestación quedó constituida la Unión Cívica de la Juventud
EL MITIN DEL FRONTÓN Y LA UNIÓN CÍVICA. El descontento comenzó a organizarse, y se convocó para el 13 de abril de 1890 a otra asamblea pública, que se realizó en el Frontón. Al acto asistieron 20.000 personas, que aprobaron que la Unión Cívica de la Juventud pasase a ser Unión Cívica, teniendo como presidente a Leandro Alem.

CREACIÓN DEL COMITÉ DE LA UNIÓN CÍVICA DE ROJAS
En la localidad de Rojas, las posturas políticas de Juan Oyhanarte, sumando las inquietudes de varios vecinos llevaron a la conformación del Comité de la Unión Cívica. Su vida se extendió entre abril-mayo de 1890 hasta el 6 de julio de 1891, o sea desde unos días después de constituirse en Buenos Aires la Unión Cívica hasta el año siguiente, cuando se produjo la separación de los mitristas.
Ocasión en la que “reunidos en la imprenta de “La Verdad” varios miembros del Comité de la Unión Cívica local, disuelto el seis del presente por mayoría de votos, se acordó reorganizar el comité con la denominación del Comité Cívico Radical “Leandro Alem” para sostener los principios de la Unión Cívica, no ahorrando para ello ni esfuerzos ni sacrificios”, según reza el acta de fundación del Comité Cívico Radical de Rojas, del 8 de julio de 1891.

LA REVOLUCIÓN DEL 90: ROJAS TAMBIEN PARTICIPÓ
Desde la Unión Cívica se conspiraba, la revolución estaba dispuesta y se incorporaron fuerzas militares. El levantamiento revolucionario e insurreccional se produjo el 26 de julio de 1890.
En Rojas, los cívicos encabezados por Juan Oyhanarte, se “organizaron y alzaron en armas contra las autoridades locales y nacionales” a la espera de ordenes desde Buenos Aires. Muchos años después, Horacio Oyhanarte recordaba “Era un niño cuando la convulsión del 90 agitó al pueblo de mi país, y mis progenitores estaban embanderados en la causa de la verdad, de la lealtad y de la justicia argentina…Y era por aquella actuación que detentaba el rango de jefe del cantón del partido de Rojas”.
Tres días más tarde, concluyó el alzamiento con la derrota de los insurrectos en el plano militar, pero no en el político. La Revolución del 90 fue precursora y un gran embate contra el “régimen”.

LA CAIDA DE JUAREZ CELMAN Y LAS REPERCUSIONES LOCALES
El alejamiento de Juárez Celman fue visto por los cívicos como una victoria, por lo que la Unión Cívica se fortaleció. En las crónicas de ese día aparece lo sucedido en Rojas, a través del telegrama enviado por Juan Oyhanarte y los miembros del Comité Unión Cívica, que tenía el siguiente texto: ¨ROJAS 7 de Agosto de 1890:
¨Este pueblo, al conocer la renuncia del doctor Juárez, está frenético de alegría, habiendo recorrido anoche la población con banda de música á la cabeza, no menos de quinientos vecinos. Hoy grandes fiestas, en las cuales entra la popular carne con cuero. Esta noche gran baile en los dos clubes. Muchos vecinos caracterizados me pidieron felicite a la NACION por tan fausto acontecimiento, lo que implica decir que las instituciones democráticas conculcadas hasta hoy entrarán a ser ejercidas libremente por el heroico pueblo argentino¨.

EL DIARIO “LA VERDAD” DE JUAN OYHANARTE
Juan Oyhanarte, fundó el periódico “La Verdad”, un bisemanario que aparecía jueves y domingos,
La publicación tuvo su origen el 5 de octubre de 1882, siendo luego durante “un tiempo el único periódico radical en todo el país”. Fue el primer medio de prensa de Rojas, y sirvió a los intereses de la oposición al “régimen”, o sea de la Unión Cívica Radical, fue eco de los reclamos y necesidades de los pobladores de la localidad y su zona.
A continuación de los acontecimientos de 1890, los textos se volvieron preferentemente de carácter político, siguiendo las actividades de la Unión Cívica. Sufrió una serie de persecuciones y fue clausurado varias veces.
Sus hijos colaboraron de distinta forma, realizando los más variados trabajos en la imprenta, y fue la época en que Horacio escribió sus primeros artículos, tanto literarios como políticos.
El semanario se sumo a la estrategia para alcanzar el poder: “radicalismo e intransigencia”. Apareció hasta la asunción a la presidencia de Hipólito Yrigoyen. Las últimas ediciones del periódico se publicaron luego de las elecciones presidenciales del 2 de abril de 1916. Asesinado Juan Oyhanarte, tomo la posta de la publicación su esposa María Hegoburu, primeramente en Junín y luego en La Plata.

NACE LA UNIÓN CÍVICA RADICAL Y UN TELEGRAMA DESDE ROJAS
Dentro de la Unión Cívica las diferencias se hicieron más amplias entre los “acuerdistas” y los “antiacuerdistas”.
El 2 de julio de 1891, la naciente UCR dio a conocer un manifiesto con la firma de Alem en donde planteó sus principios fundantes, justificando la intransigencia y el radicalismo. Producida la división con Mitre, las adhesiones a uno y otro sector se multiplicaron.
Los miembros del Comité Unión Cívica de Rojas, el día 6 de julio de 1891, cuando decidieron autodisolverse para constituir a los dos días el Comité Cívico Radical “Leandro Alem”, enviaron dicho telegrama, siendo uno de los primeros en manifestarse por continuar junto al sector comandado por Alem, y el único de la provincia de Buenos Aires.

CREACIÓN DEL COMITÉ CIVICO RADICAL “LEANDRO ALEM”
A tan solo seis días de conocerse el comunicado del día 2 de julio de 1891, que emitió el Comité Nacional, donde se formalizó ante el país la división de la Unión Cívica, y con ello el nacimiento de lo que a la postre fue la Unión Cívica Radical, los integrantes del auto disuelto Comité Unión Cívica de Rojas (el día 6) compenetrados de la necesidad de enfrentar al régimen, y sus métodos de corrupción, prebendas y acuerdos, tomaron una decisión que adquirirá valor histórico, “reorganizar el comité con la denominación de Comité Cívico Radical ¨Leandro Alem¨ (el día 8)”.
Ese día, los radicales rojenses elaboraron el acta fundacional y designaron sus auoridades :
.Aparece así primera vez la palabra radical en un documento oficial partidario para denominar a un organismo del mismo, cuando Juan Oyhanarte y sus correligionarios expresaron que “se acordó reorganizar el Comité con la denominación Comité Cívico Radical “Leandro Alem” para sostener los verdaderos principios de la Unión Cívica”. Luego el término, fue incorporado a propuesta de Joaquín Castellano, en el nombre de la Unión Cívica, en la Convención Nacional de noviembre de 1892.
La trascendencia de lo acontecido ese día, estuvo por una parte, en que por primera vez se utilizó la acepción radical en un documento interno, cuando se la uso para definir al “Comité Cívico Radical Leandro Alem”, y por otra, dicho comité fue el primero en constituirse en la provincia de Buenos Aires

EL ALZAMIENTO REVOLUCIONARIO DE 1893 Y LOS RADICALES DE ROJAS
La revolución radical de 1893 estalló en varias provincias. El 30 de julio comenzó la revolución en toda la provincia de Buenos Aires. En Rojas, Juan Oyhanarte dispersó en las primeras horas a las fuerzas policiales, las que trataron de reconcentrarse a campo abierto, y fueron nuevamente dispersadas por los revolucionarios. Los radicales rojenses, alzados en armas en número que superó los 350 hombres, luego de haber copado la comisaría y la Intendencia, destituyeron al Intendente Muñoz, al comisario y al resto de las autoridades locales. Los revolucionarios nombraron estas autoridades provisorias:
Comandante militar: D. Juan P. Tormey, Intendente Municipal: D. Eugenio Soulé, Juez de Paz: D. Matías Mendion, Comisario de Policía: D. Miguel Oyhanarte, Oficial: D. Jerónimo Carmelino, Sargento: D. José Carmelino. Telegrafista: Juan Rodríguez
Los miembros del Comité de Rojas, se dirigieron y tomaron las localidades vecinas de Arenales y Colón, donde reemplazaron a las autoridades. Posteriormente, comenzaron a organizar el destacamento que se unió al batallón que se estaba congregando en Pergamino, desde donde partieron hacía el campamento de Temperley para unirse al ejército revolucionario. La prensa informó que “Llegaron a Pergamino 300 hombres que venían del vecino pueblo de Rojas, pasando a incorporarse a las fuerzas revolucionarias. Los acompañó hasta este pueblo la banda de música que dirige el maestro Cacciamata, regresando ayer a Rojas. A propósito de Rojas, sabemos que los revolucionarios de ese pueblo no han sido tan “benignos” con sus adversarios como los del Pergamino, pues los oficialistas de Rojas se encontraban presos hasta ayer, aunque se nos asegura estaban bien tratados. A su debido tiempo sabremos quienes son los que han procedido con más hidalguía”
El alzamiento continuó extendiéndose por toda la provincia. El 7 de agosto en Lomas de Zamora deliberó el Comité de la Provincia de Buenos Aires de la Unión Cívica Radical, con unos 60 miembros, junto a dirigentes de distintas localidades, entre los cuales se encontraba Juan Oyhanarte y eligió como gobernador al Dr. Juan Carlos Belgrano, luego que Yrigoyen rechazara varias veces ese cargo. Los mitristas del Gral. Campos entraron a La Plata con 500 hombres, mientras que el ejército radical con su jefe Hipólito Yrigoyen y el general en jefe coronel Martín Yrigoyen arribaron mas tarde con más de 8000 hombres, con el pueblo en las calles dándoles una cálida bienvenida. Entre los batallones que conformaban el ejercito revolucionario se encontraba el Batallón Rojas, integrado entre otros por el Coronel Juan P. Tormey, Teniente Coronel Jacinto Espinosa, Mariano F. Jurado, Capitán Antonio Milich, Teniente Carlos G Morandi, Abanderado Jerónimo Tormey, Ayudante Prudencio Urdiola, José Deleison, y varios rojenses que se habían sumado al pronunciamiento.
El Congreso autorizó la intervención de la provincia, y ante fuerzas militares superiores obligaron a los revolucionarios a deponer las armas. Durante el alzamiento revolucionario, el Poder Ejecutivo Nacional amparándose en la vigencia del estado de sitio, clausuro a varios diarios y periódicos de distintos lugares del país. La medida afecto al semanario “La Verdad” de Rojas.
De esa manera, los integrantes del Comité “Leandro Alem” de Rojas participaron activamente del alzamiento de 1893, y arriesgaron su vida para que el pueblo pudiera votar, nada menos que para eso.

SOLIDARIDAD CON ALEM
Luego de la sublevación de septiembre de 1893 en la Provincia de Santa Fe, Alem quedó detenido en Rosario. Desde su excarcelación y su posterior viaje a Buenos Aires el júbilo fue en aumento. Manifestaciones de alegría se vivieron en varias ciudades y la prensa reprodujo los innumerables telegramas dirigidos a Alem. Entre ellos habría dos provenientes de Rojas. El primero, fue enviado por Juan Oyhanarte, y en el le expresó a Alem: “Rojas, Marzo 9- 1894: “Los grandes caracteres templados al fuego sacro del patriotismo, se yerguen más potentes ante los abusos irritantes de los detentadores del poder. Adelante. La patria nos espera y el deber nos impulsa hacía la cumbre. Mis felicitaciones efusivas. Juan Oyhanarte”.
El otro telegrama, pertenecía al Comité de la UCR de Rojas, que se sumó al entusiasmo del radicalismo de esta manera: “Rojas, Marzo 10-1894: “Los radicales de Rojas le envían efusivas salutaciones por su libertad y como siempre le ofrecen su concurso decidido para proseguir su obra de regeneración en bien de la patria y sus libertades”.

LOS ASESINATOS DE JUAN OYHANARTE Y NICASIO BERNAL
Posteriormente, durante todo el año 1895, el clima entre conservadores y radicales fue tenso, de continuos enfrentamientos y acusaciones. Y a un año del homicidio del Intendente Carrasco, Rojas viviría nuevamente horas de duelo. El 1° de marzo de 1896, Juan Oyhanarte, fue asesinado junto a su correligionario de San Nicolás, el abogado Dr. Nicasio Bernal, propietario del periódico “El Radical” de aquella ciudad. (Mayores detalles en este sitio: “Carrasco y Oyhanarte – Homicidio y venganza”)

JUAN TORMEY SENADOR PROVINCIAL
La lucha política continuó con las elecciones para la renovación de la Legislatura Provincial, programadas para el 8 y 29 de marzo de 1896. Pese al fraude, como existía representación para la minoría, la Unión Cívica Radical logra incorporar a Juan Tormey por la cuarta sección. De esa manera Rojas, estuvo representada en la Legislatura Provincial. El electo senador era un activo militante de la causa radical, había sido Comandante Militar durante la Revolución del 93, y luego de esta elección ocupó distintos cargos partidarios como públicos. Fue senador, diputado, comisionado municipal, elector provincial, convencional provincial y nacional en diversas ocasiones. Integró el bloque de diputados que se encolumnaron con el sector liderado por Hipólito Yrigoyen

LA PARTICIPACIÓN EN LA REVOLUCIÓN DE 1905
La UCR había sufrido la perdida de Alem, y luego Yrigoyen condujo al partido bajo los lemas de revolución, abstención e intransigencia. Y se dedicó pacientemente a preparar un nuevo alzamiento revolucionario. En Rojas, se recibieron informes directos de Yrigoyen, para prepararse. La conducción, en esta ocasión estuvo a cargo de Juan Tormey, y una vez tomada la localidad, esperaron órdenes. Pero dado los acontecimientos de Buenos Aires, los revolucionarios del interior que resistieron varios días, consideraron inútil proseguir la lucha. El periódico “La Verdad”, opinó con un editorial “Hemos llegado al fin, al extremo desesperado de las violencias armadas que tanto ha rehuido el pueblo, anteponiendo una pasividad y una resignación sobrehumana durante 25 años a todas las flagelaciones e injusticias, a todas las tiranías de que se le ha hecho objeto durante tantos años. ¿Quien es el responsable directo de estas horas sombrías, de esta jornada que cubre de incertidumbre a la república? ¡Nadie más que el general Julio Roca! Siniestro personaje, que ha abusado del poder de todas las formas, imponiendo un sistema absolutista y cruel bajo el nombre de sistema republicano y abatiendo los derechos del ciudadano libre para hacer de la república una muralla de tiranía”.

EL MANIFIESTO DE 1906 Y EL ACTO DE 1909
Yrigoyen, pacientemente comenzó la reorganización del partido. En Rojas los miembros del comité, decidieron realizar una convocatoria: difundiendo una exhortación para continuar la lucha, convocando nuevas adhesiones y a una reunión con fines reorganizativos para el día 9 de diciembre de 1906.
Con el título de “MANIFIESTO DE LA UNION CIVICA DE ROJAS” fue redactada una pieza de importante valor en la literatura política argentina.
La UCR, continuó con su prédica por elecciones limpias y sin trampas, a la vez que intensificó su organización. En Rojas, en octubre de 1909 decidieron convocar a un acto regional con la presencia de “delegaciones de la Capital, Chacabuco, Junín, y Pergamino” y, con igual calidad en su redacción como en el anterior, terminaba invitando “todos los buenos ciudadanos que simpaticen con nuestro credo”.

LAS INTENDENCIAS RADICALES EN ROJAS ENTRE 1917 Y 1930

1.-JUAN TORMEY----COMISIONADO: 9 DE AGOSTO DE 1917-1 DE MAYO DE 1918
2.-JERONIMO TORMEY----INTENDENTE: 1 DE MAYO DE 1918-1 DE ENERO DE 1920
3.-SANTIAGO O¨CONELL---INTENDENTE: 1 DE ENERO DE 1920-16 ENERO DE 1922
4.-JERONIMO TORMEY---INTENDENTE: 16 DE ENERO DE 1922-1 DE ENERO DE 1924
5.-SANTIAGO O´CONNELL---INTENDENTE: 1 DE ENERO DE 1924-1 DE ENERO DE 1926
5.-SANTIAGO O´CONNELL---INTENDENTE: 1 DE ENERO DE 1926-6 DE ENERO DE 1930
6.-SANTIAGO O´CONNELL----INTENDENTE: 6 DE ENERO DE 1930-22 DE SEPTIEMBRE DE 1930

EL GOLPE MILITARDE 1930 Y LOS DETENIDOS EN ROJAS
Consumado el pronunciamiento militar, de septiembre de 1930, destituido el presidente Hipólito Yrigoyen, las autoridades provinciales, en Rojas fue removido el Intendente Santiago O¨Connell, y se produjeron una gran cantidad de detenciones entre los dirigentes, afiliados y simpatizantes radicales. Primeramente fue allanado el comité local, y el periódico radical “La Reparación”, que informó que “se encuentran detenidos en la Comisaría de esta Ciudad y a disposición de la jefatura de Policía de la provincia según han sido notificados los siguientes correligionarios: Señores Santiago V. Eggan, Santiago O’Connell, Patricio Gear, Rodolfo Borasi, nuestro Director Sebastián F. Ithurralde, Pedro Senoseain, Toribio Fernández, Pedro Lacaba, Jerónimo Fernández, Juan Urruty, Manuel D. Hegoburu, Fernández Salamon, Pedro Pasquali. También fue detenido recuperando ayer su libertad, por tener un hermano político muy grave, Don José M. Hardoy. El Sr. O´Connell se halla detenido en su domicilio, como así Pedro Lacaba, este ultimo por enfermedad de su señora. Todos estos detenidos ignoran hasta este momento el motivo de su detención, sospechando que se relacione con los sucesos políticos de actualidad”
Además, mientras en diversos sitios del país se producían manifestaciones de apoyo al golpe, se cometían desmanes contra locales y casas de dirigentes radicales, el periodismo de Pergamino dejó constancia de lo sucedido ese día en Rojas al titular “Fue Impedida una manifestación”, e informar en estos términos “En la vecina ciudad de Rojas, el comisario impidió la realización de una manifestación de jubilo por el triunfo de la revolución. Se teme que esta actitud de lugar a un suceso sangriento”.
El radicalismo bonaerense volvió a la reorganización partidaria, pese al estado de sitio, la ley marcial imperante, la detención y el exilio de muchos de sus miembros. La primera actividad, de la “Junta Reorganizadora del Radicalismo Bonaerense”, fue elegir los delegados para la Convención Provincial, entre los electos por la Cuarta Sección estuvo el representante del radicalismo de Rojas, Santiago Eggan, ex diputado provincial y de una larga militancia en el comité local. Los datos de esos días del radicalismo rojense, se encuentran en una carta que Ricardo Almar le enviara a su primo Horacio Oyhanarte varios años después, en la cual le comentó “que la organización inmediata después del 30 fue de 2000 afiliados”. Los números indican de una presencia importante de adheridos al comité.

TORMEY PRESO EN MARTIN GARCIA
A fines de diciembre de 1933, se reunió en la ciudad de Santa Fe la Convención Nacional. Jerónimo Tormey, integró la delegación de los convencionales de la provincia de Buenos Aires. En distintos puntos del país, estallo una sublevación radical cívico-militar, y fue aprovechado por el gobierno para perseguir a los radicales reunidos en la Convención Nacional. Todos los convencionales fueron detenidos, conducidos a Buenos Aires para ser transportados a la isla Martín García. Sobre la situación de Jerónimo V. Tormey, informó el periódico “La Reparación”: DESDE MARTIN GARCIA, SALUDOS DEL SR. TORMEY: Aprovechando la visita que le hiciere en Martín García, el empleado de la Estancia, “San Jerónimo”, Don Juan Noguera, el Señor Jerónimo V. Tormey, envía por su intermedio un “afectuoso saludo para todos y cada uno de los amigos políticos de Rojas, comunicándoles que se halla bien y que su fe en el triunfo de los ideales políticos, son siempre inconmovibles, pidiéndoles a todos que se mantengan unidos y disciplinados para hacer efectivo el fiel cumplimiento de abstención electoral, decretado por la Convención Nacional de Santa Fé; saludos que hace extensivos a LA REPARACION que recibe siempre con puntualidad”. Con la alegría que es de imaginar transmitimos estos sentimientos partidarios de nuestro Jefe Sr. Tormey, de los que han sido portavoz nuestro apreciado copartidario Don Juan Noguera y que todos los amigos recibirán con alegría.
Durante los meses de su detención Jerónimo Tormey, fue visitado por su familia y por los correligionarios de Rojas, por otra parte conoció a su hijo una vez que fuera dejado en libertad. Desde la cárcel, envió una foto en la cual se lo ve con familiares durante un encuentro en la isla-prisión, con esta carta a su amigo José M Jue: “En oportunidad recibí su carta, por esta retribuyo sus cordiales saludos. Pues bien amigo, aquí nos tiene rodeados por una selva virgen, que alcanzamos a ver tras nuestras rejas y por lo cual sentenciosos se pasean nuestros carceleros empuñando los emblemas de la época que atravesamos y que comenzó el 6 de septiembre. Pese a todo, hemos de vencer con nuestra fe inquebrantable de mejores días para nuestra Patria, a la cual estamos contribuyendo desde esta cárcel, que solo conseguirá grabar con letras de fuego nuestro radicalismo y nuestra resolución de afrontar lo que venga. J.V. Tormey. Isla Martín García 11-3-34”.

PARTICIPACIÓN DE RADICALES EN LA LUCHA DE CLYFER
En toda esa larga gesta (que está detallada en este sitio web, en un trabajo de Carlos Díaz) desde la conformación de la cooperativa, los reclamos, las asambleas, los actos, la huelga de consumidores de seis meses, la huelga general, el protagonismo estuvo en la población toda, participando activamente el periódico “La Reparación” de Sebastián Ithurralde y numerosos radicales, en especial el entonces joven Ricardo González, que hizo sus primeras armas como brillante orador.
Cuando esa verdadera epopeya logra éxito, el periódico “La Palabra”, cuyo director era dicho militante de la UCR, realizó un balance de la larga lucha con una nota titulada “En la hora del triunfo”.

EL GOLPE MILITAR DE 1943
El 4 de junio de 1943 se produce un golpe militar que derroca al enquistado y fraudulento gobierno conservador. La impresión general era que se abría la puerta al radicalismo que tanto había luchado contra el régimen. Confirmaba esa creencia el hecho de haber sido designado comisionado municipal al militante de la UCR Luis A. Pereira pero duró solo tres meses en el cargo. Luego se fue perfilando la influencia de un coronel carismático y populista, Juan Domingo Perón.
No obstante esa brevísima gestión, logró formalizar un consorcio de la municipalidad con Clyfer que solucionó graves problemas económicos de esta última.

Estos son algunos de los acontecimientos principales en la vida del “Comité Cívico Radical Leandro Alem”, entre 1890 y 1943. En otros artículos abordamos otros aspectos del mismo.

Leonidas Ceruti
Mayo de 2010

Permitida la reproducción total o parcial del material aquí publicado, citando la fuente.
Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de los autores.
© CiudadRojas, enero de 2010.