Buscar:

Búsqueda por persona mencionada:
Coloque el apellido con la inicial en mayúscula y, de corresponder, el acento.

 

 

Historias de Rojas

“… debemos escribir nuestra propia historia.”, dice Mons. C. Ponce de León en su último mensaje a la Parroquia San Francisco de Asís de Rojas. Y precisamente en estas páginas, se toman algunos puntos de situación en el mundo, en el Virreinato, en nuestra zona y en la misma Iglesia. Desde la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776 y relación Estado - Iglesia. Esta zona y sus hombres: el gaucho y el indio. La vida en los fortines. Nacimiento de Rojas en 1777 y su Parroquia, bajo la protección de San Francisco de Asís. El Padre José Borda y sacerdotes a cargo. De la capilla del fortín al templo actual. Grupos y actividades parroquiales.

1776 - 2002

LA PARROQUIA "SAN FRANCISCO DE ASIS"

Escribe: María Elena Josefina Jué
cocajue@hotmail.com

(Haciendo clic en las palabras subrayadas se obtiene mayor información)

“Al dejar esta comunidad… exhorto a tirar redes “mar adentro” pues el incremento lo da Dios. Y así unidos en caridad con el Obispo y Vicarios realizaremos el trabajo que el Señor nos encomienda en estos tiempos en que debemos escribir nuestra propia historia.
Carlos H. Ponce de León. Obispo de San Nicolás. 23/1/73 ”- Libro de Visitas de la Parroquia San Francisco de Asís, Fo. 23.

Antes de tomar la historia de nuestra Parroquia, y comprenderla, es preciso realizar una mirada sobre algunos puntos de situación en el mundo, en el Virreinato, en nuestra zona y en la misma Iglesia.

1.- La creación del Virreinato del Río de la Plata sucede en 1776, mientras se desarrolla una guerra de ruptura del orden colonial. Trece posesiones inglesas en América se sublevan y se independizan. En el norte de América surgía un régimen republicano, en el nuevo Estado independiente: Una república democrática.

1. 1.-El gobernador Ortiz de Rosas, inseguro de los efectos de la paz firmada entre españoles y los pampas, en 1741, aprobó la construcción de fortines a lo largo de la frontera, reductos miserables servidos por campesinos armados, que a los pocos años desertaron por la rudeza de la tarea y la falta de todo estímulo.

Nuevos malones provocaron en 1752 la reforma de las milicias y se instalan nuevos fortines. Se fueron multiplicando bordeando el río fronterizo, pero no se animaron a avanzarlos más al sur. En torno a Buenos Aires se forman algunos poblados. Luján, centro de devoción religiosa, Merlo, Arrecifes, Pergamino, etc.-

La fe católica y la preocupación por el honor seguían siendo esenciales para los españoles, aunque ahora no combinaran fácilmente la imagen político-religiosa de la ortodoxia española: el honor de ser cristiano y la limpieza de la sangre. Las nuevas ideas de la época, no habían penetrado toda la estructura social. Esto creó distinto nivel de ideas y de creencias entre las clases altas y las demás, más apegadas a los valores tradicionales. El “señor cura” seguía siendo ciencia y consejo.

El pensamiento filosófico del virreinato siguió las huellas del español, limitándose a repetir a los maestros de la escolástica, que formaban la erudición de los canónigos y doctores. Siempre dentro de la filosofía cristiana.
El reemplazo de los jesuitas por franciscanos, cambió la orientación filosófica. Los franciscanos aceptaban la influencia cartesiana.

1. 2.-Relaciones con la Iglesia: La revolución se reflejó también en las relaciones entre la Iglesia y el Estado, dado que ejerciendo los reyes de España el Real Patronato, la revolución condujo a la incomunicación entre la Sede Romana y los obispos del Virreinato. No obstante, las nuevas autoridades procuraron mantener buenas relaciones con la Iglesia, por el hecho de ser en su mayoría hombres de fe católica y de pública religiosidad.

Precisamente en esta época de tanto conflicto, fue elegido Papa Pío VI , con profunda satisfacción de la Iglesia universal. Ángel Braschi ( 1775 a 1799) se destacaba por su talento e inclinación a la virtud. No estaba de acuerdo con la conducta seguida contra los jesuitas. Sin desaprobar lo dispuesto por su antecesor, procuró que fuera menos aflictiva la situación de estos religiosos, dando libertad a los presos y ayudando a los que pasaban penurias. El dilatado pontificado que tantos padecimientos le proporcionaría, llegó al colmo de la amargura con las repercusiones religiosas de la Revolución Francesa. Se dictaron leyes anticlericales y subversivas. La evolución de los acontecimientos siguió su trágico destino hasta llegar a la descristianización total con el Terror.
El Papa tuvo que sufrir un penoso calvario hasta su muerte. El anciano Pontífice no podía ni quería renunciar a sus derechos soberanos y fue detenido y conducido a Valence del Ródano, Francia, y encerrado en la ciudadela como prisionero de Estado. Sólo recibió apoyo del soberano de España. El rigor de la cárcel terminó con la quebrantada salud del Santo Padre. Finalmente sucumbió a los dolores perdonando a sus enemigos y bendiciendo a sus fieles amigos que lo acompañaron siempre. Napoleón autorizó el traslado de los despojos mortales de Pío VI a Roma, decretando honores y ordenando levantar un monumento en la Basílica de San Pedro, donde fue enterrado con gran pompa.

2.- Esta zona: sus hombres…. el Fortín…
“El gaucho es, la más fiel expresión del carácter caballeresco de los antiguos españoles, pero en un ambiente especial que le imprime un carácter también especial. La altivez, el orgullo, la independencia. Pampa… gauchos… imposible comprender una cosa sin la otra… ¿Qué es la pampa? Y sólo oía esta respuesta: Preguntémoslo a los indios que la habitan y nos responderán con sus salvajes alaridos, penetremos en el desierto e interroguemos su suelo, sus pastos, horizonte sin límite… No hay rastros de ciudad alguna, monumentos, ¡nada!... silencio, soledad, el vacío!
Pero ¡qué poesía en esa región salvaje! ¡Qué grandeza en sus admirables matices!...
Dios reina en ella solo, en todo su poder soberano…la vida con su pureza primitiva: es una página inédita de la creación.
Una vez desaparecido el gaucho, el molde de nuestra civilización se rompe y renace el país con una nueva vida exenta del pecado original de la primera, que hemos lavado, desgraciadamente, en la fuente bautismal de nuestras revoluciones.”
( J. Luro.- Luchon 1º de setiembre de 1882.)

2. 1.- El indio es muy desconfiado por naturaleza, y los negociantes, a su vez, no tienen mayores escrúpulos en engañarlos.
Pese a sus relaciones con los cristianos, los pampas (así se suelen llamar a los indios de la comarca), muy pocas veces saben el español, para decir las cosas más simples, de manera que los comerciantes se ven obligados a aprender su lengua.

Carecen de historia y sólo conservan algunas escasas tradiciones; no es extraño porque no conocen más que la lengua hablada y no poseen ni escritura ni monumentos. Ni siquiera tienen ídolos; toda su religión se reduce a admitir la existencia de un espíritu bueno, personificado por el sol y la luna, y la de un espíritu malo o gualicho, que vive entre los hombres y se encarna a veces en el cuerpo de las personas e incluso de los animales. No conocen más templo que la inmensidad de la pampa, ni otro culto que ciertas plegarias o ceremonias públicas que realizan en épocas determinadas.

Su lengua muy sencilla y sonora. La lengua pampa es un idioma común a gran número de indios, y que parece tener cierta analogía con el guaraní.

2. 2.- La vida en el fortín. … Las fiestas religiosas tampoco eran frecuentes, por la simple razón de que no había capellanes militares y jamás llegaba un sacerdote. Además, el único sacramento cuya administración reclamaba la gente con regularidad era el bautismo; pero como uno puede ser cristiano a cualquier edad, nadie se apuraba y se esperaba tranquilamente la oportunidad, que a veces tardaba varios años en presentarse. Sin embargo, todas las tardes a las cinco, mientras se pasaba revista a la tropa, y en un determinado momento, se escuchaba un toque especial con un carácter muy religioso y conmovedor. Se llamaba la oración. Entonces toda la tropa hacía una genuflexión y permanecía unos minutos en aquella actitud en piadoso recogimiento. Este hábito estaba tan dentro de las costumbres de los soldados, que en cualquier lugar donde se encontrasen, de servicio, de fajina o en cualquier parte, nunca dejaban de hincar la rodilla en tierra cuando escuchaban el toque de oración.

Entre las mujeres, en la fecha de ciertos santos, en ciertas festividades, encendían velas de sebo delante de alguna imagen bendita, único patrimonio que trajeran desde las selvas vírgenes del Paraguay o de las montañas de Salta y Jujuy. Pero entre todas las fiestas, había una que todos celebraban con especial solemnidad: la fiesta de Pascua. Desde el Jueves Santo, el campamento presentaba un aspecto muy triste; todos los trabajos cesaban, se suspendían los ejercicios, cerraban los boliches. Los soldados llevaban el arma de duelo, es decir, con la culata hacia arriba y el caño hacia el suelo; el cambio de guardia se hacía en silencio; la bandera estaba a media asta; los clarines, las trompetas y los tambores estaban velados, o sea, que llevaban un trozo de género dentro del pabellón o sobre el parche, logrando así, un sonido ronco y lúgubre. A las ocho de la noche, la charanga, con todos sus instrumentos arreglados en esa forma, ejecutaba un fúnebre toque de silencio de un efecto singular e imponente.

Por fin, el sábado a las diez la mañana, el clarín del comandante hacía oír su voz sonora y retumbante, e inmediatamente los cobres de las distintas compañías respondían alegremente. La charanga ejecutaba los mejores trozos de su repertorio, los boliches se abrían, la bandera se izaba hasta el tope del mástil y la alegría general reemplazaba al silencio sepulcral de dos días. Al día siguiente, domingo de Pascua, era el gran desfile a caballo, ejercicios de tiro, música, raciones extraordinarias y, sobre todo entre la soldadesca, copiosas libaciones.

3.- Nace Rojas y su Parroquia:

En el primer mapa del Virreinato del Río de la Plata que guarda la Biblioteca Vaticana, figura Rojas en la línea de fortines.

En 1777, y durante la administración del Primer Virrey del Río de la Plata, Don Pedro de Cevallos, se echaron los cimientos de este pueblo con el nombre de “ Guardia de Rojas ”, centro que en 180l aparece como Partido o Pago , siendo declarado Parroquia en 1855, bajo la advocación de San Francisco de Asís.
Aunque en todo tiempo con escasa guarnición, con medios de defensa ridículos por lo insuficientes y primitivos, el “ Fuerte de Rojas ”, cumplió en toda hora con su noble misión de centinela y más de una vez la diminuta población urbana y la de su poco entonces poblada campiña, se refugió en el cuadrado de la plaza principal, huyendo aterrorizada del feroz malón, agrupándose mujeres y niños en el humilde y pequeño templo, para elevar sus preces al Dios de los católicos, en demanda de divina protección, mientras que los hombres corrían presurosos a los fosos y trincheras, a repeler la temida horda de la pampa.

(1766 – 1809) - La primera comunicación que el Capitán de la Guardia Don Juan Hernández , envía al Virrey, desde el paraje donde debe instalar el nuevo fuerte, la data es de la “ Front.ª de Sn. Juan de Roxas ”, pero no perdura en las siguientes comunicaciones , y así la de fecha 16 de junio está datada en la “Front.ª de Rojas”, la del 22 de junio en el “Fuerte de Rojas” , y la del 11 de julio, sencillamente, en “Rojas”. (Archivo Gral. de la Nación-Div. Colonial.)

Encontramos por primera vez la mención del patrono San Francisco en el título de la guardia, en la comunicación que Hernández envía a Vértiz, el 30 de setiembre de 1779. Desde entonces San Francisco ha sido titular inconmovible de la parroquia. Y en documentación, como el Primer censo, levantado en noviembre de 1781, aparece San Francisco de Rojas, con una población de 325 personas.

Antes de que encontremos ya dedicada la guardia a San Francisco, Vértiz ha provisto al fuerte de su primer capellán. En el nombramiento se hace constar: “Por quanto es necesario que en el Fuerte de Rojas haya un Sacerdote, que en calidad de Capellán de aquella compañía, la asista espiritualmente y haviendo hecho elección de Fr. Antonio de Sta. María, Religioso Dominico… he venido en nombrarle por tal Capellán … de que dará aviso su comandante”. (Archivo Gral. de la Nación-Div. Colonial.)

En los primeros inventarios que conocemos de la iglesia de Rojas, que corresponden a la época de Rosas (1836), figuran entre los útiles de la viceparroquia de San Francisco de Rojas varios ornamentos y enseres del culto, con la indicación de que pertenecieron, al “fuerte viejo”: un sagrario grande muy antiguo, una mesa de altar, una campana grande rajada con falla de más de la mitad del vuelo.

4.- El Padre Borda:

Fray Antonio de Santa María, permanece pocos meses como capellán de la quinta compañía: ya al año siguiente (1780) ocupa ese puesto fray José Borda, de la Real y Militar orden de la Merced. En los libros de “ Toma de razón ” no ha quedado asentado el nombramiento de este segundo capellán, y si no fuera por algunas declaraciones en sumarios militares, así como por la súplica que en 1793 eleva al Rey para que le conceda su retiro, ignoraríamos su paso por la guardia de Rojas.

Al pedir su relevo en 1793 traza una breve síntesis de sus servicios:
“… ingreso al cuerpo de blandengues como capellán en 1775, siendo destinado a la guardia del Salto, donde permaneció hasta 1780 que pase a la nueba , que se establesio de Rojas en el mensionado año de orden de dho. S.or exmo. En la que actualm.te exsisto ejerciendo mis funcion como su Capellan con las aprobaciones correspondientes en cuio Tiempo e hecho Barias campañas contra los Indios Bárbaros que han hostilizado e Insultado los extablecimientos de chacras y estancias como son las siguientes: en 20 de Maio de 78; en 20 de Henero de 80; en 21 de hen.º de 81; en 26 de septiembre de 82 y 20 de Fevrero de 84 hasta la otra parte de las sierras de Casuati y Ventana lográndose el excarm.to de dhos Infieles y respecto de haber llegado a perder un ojo en actual servicio de V. M. y de hallarme cansado con los travajos Penurias y Fatigas, que por necesidad son consiguientes a las hante dhas. funsiones. Con esta serie de servicios que componen el espasio de 18 años y constan yndividualm.te como es público y Notorio, y de hallarme Manteniendo a mis pobres viejos Padres, y a una Hermana, animado la Povresa de mi espíritu, y con fiado en que a quella Bondad con que la soberania de V. R. M. ha tenido siempre al merito de fiel vasallo, para la remuneración ha que sea acredor ocurro a la R. Piedad de V. M. para que atendido el corto merito que llebo expresado logre el retiro, Descanso y gratificación q.e merescan mis fatigas” (Archivo Gral. de la Nación-Div. Colonial, expte. 903)

Fray José Borda, se nos presenta, en esa escueta mención de sus trabajos y penurias, como un magnífico exponente de los sacerdotes que abandonando la tranquilidad de sus conventos, se radicaban en las expuestas fronteras, para que las tropas y los habitantes de las guardias no carecieran de asistencia espiritual.

A fines de l797, una vez que Fray José Borda se retiró de la misma, se nombraría para la guardia de San Francisco de Rojas, y capellán de la Quinta Compañía, a un sacerdote secular: el presbítero José Marcelino Herrera, que permanecería allí por todo lo que restaba de la dominación hispánica.

5.- El Padre Pedro Silván Vidal “El Cura gaucho”:

El Padre Pedro, había nacido en Sevilla, España. Se ordenó Sacerdote en su país natal en 1879. Llegó a Buenos Aires donde permaneció un año como Capellán de la antigua Iglesia San Nicolás de Bari, y luego a Rojas, donde hasta su muerte ocurrida en 1942, casi 45 años ininterrumpidos, fue su Cura Párroco.

Desde ese puesto, “el Padre Pedro ó el Cura gaucho”, como le decían, contempló el desarrollo de la población y a aquellos niños que un día bautizó, a través del tiempo – hombres ya - volvieron en busca de su cristiana palabra y luego a llevarle sus propios hijos a bautizar. Participó de la vida social del pueblo y colaboró con las instituciones.
Las particularidades de su carácter hicieron de él un cordial amigo de todos. En él encontraron el consejo sensato que prodigaba con cariño y satisfacción, y una mano siempre tendida para prestar ayuda, fueran o no de su credo y modo de pensar.

A la hora de su muerte, Rojas lo recibió en fraternal abrazo, como su segunda patria, como algo suyo. Sus restos descansan en el atrio de su amada Parroquia San Francisco de Asís.

6.- De la primera capilla al edificio actual:

Luego del humilde y pequeño templo original (del fuerte viejo), en 1863, se resuelve la construcción de uno nuevo, pues aquel, no reunía las condiciones de comodidad y ornamentación que exigía el vecindario. Siendo Juez de Paz Don Atanasio Carrasco, los Arquitectos Hunt y Schroder, presentan las propuestas para la erección de la Iglesia y un nuevo cementerio que desde tiempos coloniales, funcionaba en el mismo solar de la Iglesia.

Ya, en 1780 un violento temporal de viento y agua destruye la mayoría de los ranchos de India Muerta, además de causar destrozos importantes en la iglesia: “de ribo la maior parte de la Cornisa del frontis de la Iglesia y quito el revoque de la cal, de lo que arresultado de dho temporal muchas goteras en dha Iglesia”.- Vértiz resuelve el desmantelamiento de India Muerta en mayo de 1780, y destinará parte de los materiales de su desbarato para la construcción del fortín Mercedes, intermedio entre Rojas y Melincué, y las maderas y las tejas de la iglesia, para edificar el templo que hacía falta en la guardia de Rojas. Pero la iglesia de Rojas, debía seguir esperando.

En 1871... (época de la Fiebre amarilla) - se destina parte del dinero, para ayudar con los gastos de la epidemia- “ ...si bien es cierto que se necesita de ese dinero para la construcción de un templo, nada importa distraer cualquier suma en una obra no menos santa, y que Dios la estimará tanto como empleada en su nueva casa... –Juez de Paz Don Francisco Roca-”
Se siguió utilizando este antiguo edificio, que luego fue propiedad de Don Pedro Cuervo González, y demolido en l953. Actualmente, en ese lugar, hay una plaza de juegos infantiles.

6.1.- Segundo edificio:

1873 – 1875: De notas elevadas por el Juez de Paz al Gobierno Provincial, solicitando aprobación de obra y fondos: “...notando la deficiencia del edificio donde hasta ahora se celebra el ejercicio del culto divino, particularmente en aquellos días de solemnidades religiosas, que llaman a la Casa de Dios, una concurrencia algo extraordinaria, concibió el pensamiento de construir un nuevo templo... inútil por la notable diferencia en el precio del material después de nueve años”. “... Siendo insuficiente el terreno de que dispone la Municipalidad de este Pueblo, para construir un templo de tres naves... ha resuelto suprimir las colaterales y construirlo de una sola nave”.

En 1876 – 1877: Se inicia la obra. La Municipalidad dio comienzo a su construcción, con fondos que entonces disponía, producto de ahorro de muchos años de economía. Agotado todos sus recursos, se encuentra con la obra adelantada, casi en su terminación y sin fondos para concluirla. Esta Municipalidad y Partido, es la primera vez que para una obra pública concurre al Gobierno pidiendo auxilio y la Contaduría de la Provincia responde que no podía contribuir con suma alguna.

Esa obra, se lleva por fin a cabo con la cooperación de todos los habitantes del Partido, entre los cuales figura el conocido y honorable estanciero Don Saturnino E. Unzué, que pone a disposición de la Comisión respectiva, con el indicado objeto, la suma de 25.000 pesos moneda corriente.

1878 – 1879 – Por esos años se termina totalmente la obra de este segundo edificio para la Iglesia, iniciada hacía ya bastante tiempo. Fue bendecido el 23 de Marzo de 1879, por el Arzobispo Federico Aneiros., siendo sus padrinos Don Roberto Cano y Sra.

6.2.- Tercer edificio:

Posteriormente, en 1888 - la Iglesia Parroquial, para cuya erección se habían necesitado tantos sacrificios y esfuerzos, quedaba semidestruida, por haberse derrumbado su torre única, en pleno día, la tarde del 7 de Noviembre de 1888. En la Visita Canónica del Arzobispo de Buenos Aires, D. Antonio Espinosa, se bendijo y se colocó la piedra fundamental de la nueva Iglesia el 4 de Diciembre de ese año. Su párroco, Don Silvestre Marugo, de origen italiano, demostró entonces el claro concepto que tenía de su investidura. Cuentan vecinos, que a diario se veía al Padre Marugo, por todos los ámbitos de la población, en demanda del óbolo de pobres y ricos, no desdeñando ninguna ofrenda.

Cerca de ocho años de labor meritoria y sin interrupción, costó al Cura Marugo, la realización de sus anhelos. En efecto, hasta el 4 de Octubre de 1896, no pudo ser inaugurada la tercera nueva Iglesia, bendecida por el Obispo Mariano Antonio Espinosa, Arzobispo de Buenos Aires, quien en esa oportunidad, “… reconoce el mérito del Padre Silvestre Morugo, que en tan poco tiempo y con tantas dificultades, ha levantado un templo de tres naves…”. Fueron sus padrinos el Gobernador de la Provincia, Dr. Guillermo Udaondo y la Sra. Benigna Lanuz de Cano.

6.3.-Cuarto y actual edificio:

En el año 1945, surge la idea de construir un nuevo Templo. Sería el cuarto edificio, que es el que poseemos hoy. Ya desempeñándose como Párroco el Padre Héctor Mangariello, se forma la Comisión Pro-templo, la que tuvo que enfrentar la oposición de varias Instituciones de la ciudad, pero su tesón pudo más. Logró la contribución de estancieros de la zona y la obra se realizó.

Y el 15 de Marzo de 1947, si bien no estaba totalmente concluida, con la presencia del Obispo de Mercedes, Monseñor Anunciado Serafín, fue inaugurado solemnemente el nuevo Templo. Fueron sus padrinos Don Justo del Carril y Sra. y Doña María Unzué de Alvear.

Ese mismo día, se bendijo a Sala de niños del Hospital y se colocó la piedra fundamental del Asilo de Ancianos.

* Posteriormente, creyendo interpretar las normas por el Concilio Vaticano II, sobre la reforma de la liturgia, se modificó su interior. No fue adaptado a esas nuevas normas, y fue así como se perdió un invalorable patrimonio artístico y religioso. Se retiraron: el comulgatorio, el púlpito, el Altar mayor, todo de mármol blanco y no se conservaron como reliquias. También la imagen que representa a San Francisco en abrazo con Jesús crucificado, que lo presidía. (Hoy en el atrio). Ahora cuenta con un gran mural del Santo Patrono en el altar, y otros dos en los laterales que representan el Bautismo de Jesús y la Santísima Virgen. Éstos, verdaderas obras de arte, fueron diseñados y realizados en mosaico por el Artista rojense Don Miguel Ángel Elgarte y colaboradores.

(Citas: Archivo General de la Nación.- División Colonial.- Secciones: Gobierno, Comandancia de Fronteras, Tomas de razón, Contaduría, Real Hacienda, Mayor Principal, Culto, Guerra y Marina.)

7.- Sacerdotes y Curas Párrocos.

1779 - Fray Antonio de Santa María. Religioso Dominico.
1780 – 1797 Fray José Borda.
1797 – Pbro. José Marcelino Herrera.
1822 – Cura Ramón González.
1826 – Cura Basilio García.
1826 – 1841 Teniente Cura Luís García de la Cuesta – Vice Parroquia San Francisco de Rojas.
1841 – Cura Juan Manuel Aparicio. De Pergamino y Rojas.
1844 – Cura Miguel Obon.
1845 – 1853 Cura Vicario Lorenzo Artemio Balmaceda. De Pergamino y Rojas.
1848 – Cura José Pablo Linch y Cabrera.
1849 – Cura Andrés Serrano.
1854 – Cura Vicario Miguel Obon. De Pergamino y Rojas.
1855 – 1860 Cura José Leoncini.
1860 – Cura José da Pena. Rojas y Junín.
1860 – 1861 Cura Luís Copello. De Rojas y Junín.
1860 – 24 -4 : Confirmaciones, por el Arzobispo de Bs. As., Don Mariano José de Escalada.
1861 - Cura Párroco Don Francisco Visconti.
1869 - Pbro. Don Lorenzo Bonifacio. En 1877, Presidente del Primer Consejo Escolar.
... Pbro. Juan Cadaval ( En Primer encuentro de Hist. Ecles. San Nicolás-Pág.241)
1879 – Cura Don Marcial Álvarez. (Bendición del segundo edificio del Templo)
1887 - 1899 - Pbro. Silvestre Marugo. Reconstruyó la Iglesia cuya torre se derrumbó en 1887.
1899 – 1942 Párroco Pbro. Pedro Silván Vidal. (Sus restos en la Iglesia Parroquial)
1943 – 1967 Pbro. Héctor Mangariello. Se construye el templo actual. Se crea Dióc. San Nicolás.
1968 – 1977 Pbro. Pedro Sánchez
1977 – 2002 Pbro. Aníbal Juan Pollacchi.
Continúa...

8.- Grupos Parroquiales:

Grupo de Catequistas. Por 1890, la enseñanza de la doctrina cristiana estaba a cargo de los sacerdotes para los niños, y de las Hermanas de San José para las niñas. Luego se fueron agregando docentes especialmente las egresadas de Colegios religiosos y más tarde, madres y padres que se interesaron en la educación religiosa de sus niños.
Apostolado de la Oración. Se formó en 1897, con la guía del Padre Silvestre Marugo. Originariamente se llamó Cofradía del Corazón de Jesús, y contaba con 82 socios. Se encargaba de arreglos en los altares, mantelería, velas, flores, y gastos de mano de obra en refacciones.
Siempre ha celebrado en Junio el mes del Sagrado Corazón, realizando novenas y grupos de oración, en distintas celebraciones, que es lo que continúa haciendo.
Caritas Parroquial: Inicia su actividad en los primeros años de la década de 1970, por iniciativa del Padre Pedro Sánchez, con el fin de ofrecer ayuda espiritual y material a quienes lo solicitaran. Desde entonces el trabajo es permanente, en acondicionamiento y entrega de ajuares de bebé y ropas para niños y adultos. En la mayoría de los casos, se pone un precio muy bajo para reponer materiales y a la vez, los beneficiados se sienten dignos y valoran más lo que llevan. También alimentos y otros elementos en casos de urgencias. Sus fondos se forman con el aporte de las Coronas de Caridad: dinero que entrega la comunidad ante los fallecimientos, en lugar de flores, y la Institución ofrece una Misa mensual, por eterno descanso de esos fieles difuntos. Actual Presidente: Sra. Amalia C. de Brondo.
Cofradía Cura Brochero. Nace en l977, por iniciativa del Padre Aníbal Pollacchi que invitó a un grupo de hombres que participaban en las actividades de Caritas y de los Cursillos del Movimiento familiar cristiano. Comenzaron con los retiros espirituales en Ocampo, luego en Hunter y actualmente en Rafael Obligado, en la casa habitación de la Capilla San Luis Gonzaga. Participan en la organización de festejos parroquiales y peregrinaciones. Han viajado en varias oportunidades a Córdoba, recorriendo los lugares donde realizó su obra el Cura Brochero y donde se guardan sus restos.
Grupo San Camilo. Formado por un grupo de señoras que visita los enfermos, especialmente los que están solos y también los internados en el Hospital Municipal y en los geriátricos.
Otros………………

9.- Otras actividades:

Desde que se contó con el nuevo templo, en un edificio contiguo a la casa habitación, sobre calle Francisco Roca, funcionó el Club Parroquial hasta 1972. Hubo que vender ese predio para completar las obras edilicias. Allí era el lugar de encuentro de niños, jóvenes y también adultos. Para ver películas, para una partida de ping-pong o metegol, reuniones, charlas, organizar carreras de bicicletas, de triciclos, de autitos a piolín, ferias, etc.
Hoy las reuniones y clases de catequesis, se realizan en distintos ambientes de la Parroquia.


María Elena Josefina Jué
Abril 2010

El presente trabajo, es parte del que será publicado en: 3º Encuentro de Historia Eclesiástica de la Diócesis de San Nicolás de los Arroyos - Camino al Bicentenario 1810 - 2010.

Bibliografía:

  • Archivo Parroquial de Rojas. (Desde 1826)
  • Armaignac, H. - VIAJES POR LAS PAMPAS ARGENTINAS : Cacerías en el Quequén Grande y otras andanzas. 1869 – 1874. Editorial Universitaria de Buenos Aires.- 1974.- (Autor, Médico en la Guardia Nacional de Junín, siendo Jefe de la misma, Don Ataliva Roca )
  • Bruno, Cayetano, S. D. B.- HISTORIA DE LA IGLESIA EN LA ARGENTINA. Vol. Décimo (1841 – 1862) (Autor, Miembro de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina y de la Academia Nacional de la Historia - Edit. Don Bosco, Buenos Aires, 1975)
  • Cabodi, Juan Jorge. Historia de la ciudad de Rojas, hasta 1784 : El Fuerte de la Horqueta de Rojas (1777-79) La Guardia de Rojas (1779). Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires,1950.
  • Floria, Carlos Alberto y César A. Belsunce.- HISTORIA DE LOS ARGENTINOS.
    Volumen I.- Editorial Kapelusz, 1971.
  • LA VOZ DE ROJAS. Diario. Anuario 1984.
  • Levene, Ricardo. Director General: HISTORIA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y FORMACIÓN DE SUS PUEBLOS.- Volumen I.- Taller de Impresiones Oficiales. La Plata, 1940.

    Olivencia Fernández, Julio Dir. El Polígono de Tiro “General Alvear” y ROJAS: su origen, su historia y su importancia agraria y comercial. (1924)
  • Semanario CHISPA. 25 años de la vida de Rojas. 1932-1957.
  • Zuberbühler de Hueyo, Elena M.- IGLESIA MILENARIA. Historia de los Papas. Ed. Fundación Hueyo – Zuberbühler, 1988.
Permitida la reproducción total o parcial del material aquí publicado, citando la fuente.
Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de los autores.
© CiudadRojas, enero de 2010.